Bienvenid@ a mi mundo !
Me gustan mucho las medias de colores. Rojas, amarillas, azul klein, granate, fucsia... Y este año estoy de enhorabuena porque las encuentro sin dificultad alguna.






Cuándo me las pongo me siento como Pipi Calzaslargas y eso me encanta. 
Siempre he sido un poco Pipi, esa chica pecosa y fuerte, la más fuerte del mundo, la chica de las medias de colores, la que va a su aire y a la que no le importa lo que hagan los demás.
Pipi va "a su bola", es soñadora, alegre, extrovertida y se pone el mundo por montera fregando el suelo con sus patines de cepillo y caminando por el techo bajo la atenta mirada de su mono Sr. Nilson y su caballo de lunares Pequeño Tío.







Admiro la libertad de Pipi, su fuerza, su independencia y su capacidad para superar las adversidades.
Ya, ya sé que es un personaje de ficción y no podemos caminar por el techo, alimentarnos de chocolate y chucherías e ir montados en un caballo de lunares por un camino de barro cantando a pleno pulmón. No podemos tener un padre pirata que nos trae una bolsa llena de monedas de oro y luego desaparece en su barco para surcar los mares del Sur.







Pero sí podemos ponernos medias de colores vivos y sentirnos libres, fuertes e independientes como Pipi y recordar sus mensajes positivos, esos con los que crecí, pegada mi nariz a la tele sin perderme ni un sólo capítulo de aquella niña aventurera de las medias de colores que cocinaba para sus amigos siempre con una sonrisa pintada. Viva Pipi y vivan las medias de colorines y las botas negras llenas de barro!!!
Esta Murcia mía me tiene robado el corazón!!! A ella llegué terminando mi adolescencia y recuerdo que no fue fácil adaptarme al calor tan intenso y al modo de expresarse de la gente, tan distinto al del norte.
Los "chupetes" ya no eran "chupetes", sino"chupetas" y lo que se desataba no eran "cordones", sino las "cordoneras".







Los "mandilones" eran "babys" y las abuelas "yayas" y estas "yayas" no "cogían en el colo" a sus nietos, sino que los "tomaban".
Las fotos no se sacaban,
 sino que se "echaban" y cuándo estabas mareado tenías "angustia".
Cuándo querían un poquito de algo pedían una "miajica" y  aquella tienda estaba en el "picoesquina".
Las medias de rodilla eran "calcetas" y las judías "bajocas".








Me echaba las manos a la cabeza cuándo oía a una señora decir que su hija "era muy asquerosa" para comer. ¿Cómo podía una madre insultar de ese modo a su niña??
Lo que realmente estaba diciendo era que su niña era muy aprensiva y meticulosa, delicada para comer.... ( Me faltaba traductor )










Hoy echo la vista atrás y estos detalles me sacan una sonrisa de oreja a oreja. Sigo pensando que "la vaca es de dónde pace, no de dónde nace" y no me gusta nada la gente que se cree mejor que los demás, que como su tierra ninguna, irrepetible, incomparable, etc....










Señores y señoras, la felicidad está en cualquier rinconcito del mundo y aunque indudablemente estamos marcados por los sabores, colores, aromas... De nuestra infancia.... No hay uno mejor que otro, el que así lo piense se equivoca grandemente!!! Allá cada cual. Viva Murcia!!!

No me gustan nada las despedidas. Ni del cepillo de dientes. Me pongo tonta, blandengue, trascendental, churripinosa.... Un desastre.





Y mira que a lo largo de mi dilatada vida he tenido que despedirme muchas veces y... Sigo sin acostumbrarme.
Como siempre hay varias maneras de ver las cosas, trato de darle vueltas y vueltas al asunto, persona o cuestión, para que el resultado me lleve a no tener que despedirme.
Esto quizás sea un trastorno, lo he pensado muchas veces. Quizás debiese hacérmelo mirar.






La cuestión es que hay veces que no queda más remedio y la realidad es la que es. Toca despedirse de lo que nos hace daño, o no nos agrada, o nos incomoda o... Simplemente no nos hace felices.
Hace un tiempo que veo cosas que no me gustan y sé que toca despedirse pero... Ya está mi corazón churripinoso otra vez con el bueno no es para tanto, bueno, tú lo ves así pero hay más formas de mirarlo, y dale que te pego!!!
El día que me levanto guerrera digo: - Esto no puede ser, yo no participo con este modo de hacer las cosas. Se acabó.





Y al día siguiente lo dulcifico y le quito importancia....
¿Qué hacéis vosotros para despediros? ¿Vuestra actuación es meditada y una vez decididos ya no hay vuelta atrás? ¿Os cuesta despediros o lo tomáis como una parte más de la selección natural que la vida implica? ¿Y os sentís culpables si los que os despedís sois vosotros? 






Sigo pensando que las despedidas son feas, aunque necesarias. Qué le vamos a hacer???

Hace apenas una semana que una de mis hijas tiene el permiso de conducir. Un paso más en su proceso de aprendizaje, crecimiento e independencia. 





Aunque hay personas que digan no necesitarlo, hoy en día, es tanto como decir que en el mundo de hoy puedes estar sin saber hablar inglés, sin ordenador, tablet o sin móvil. En medio de la selva, con un taparrabos y una lanza para matar leones podemos vivir, pero hablamos de la formación integral de una persona que pretende vivir y desarrollar su actividad profesional en una ciudad y cuánto más grande mejor. No todo va a ser metro, autobús o depender de alguien que te haga de taxista toda tu vida.




Mi hija me comentaba que varias de sus compañeras tienen carnet y sus padres no les dejan coger el coche por miedo. Lo comprendo!!
¿Cómo no voy a comprenderlo? Un hijo es lo más preciado que una madre o padre tiene, por supuesto y tendemos a protegerlo hasta de la más leve brisa que pueda resfriarlo. Pero señores y señoras.... Parte importante de nuestro trabajo como padres está en procurar infundir a nuestros hijos la confianza necesaria para que vuelen, para que despeguen y se sientan seguros y apoyados.





No doy crédito al enterarme de que personas cultas y formadas como es éste el caso, no dejan que sus hijas conduzcan por miedo a que les pase algo.
El coche es un arma, ya lo sabemos, y nunca estamos libres de sufrir algún percance, ni siendo conductores noveles ni con años de experiencia al volante. Por favor, cómo puede ser que eduquemos a nuestros hijos con la filosofía de la gallina que esconde a sus pollitos bajo el ala?





Conozco a un par de maridos ( me callaré los nombres), que no dejan el coche a sus mujeres conductoras poco experimentadas por miedo a que les rayen sus preciados tesoros de cuatro ruedas y cada vez que me entero tengo que contenerme para no decir lo que pienso de aquel que valora más su estúpido coche que infundir seguridad y apoyo a su compañera de viaje ( pero ese amor por los coches de algunos hombres es otro tema...) 





Dicho esto, y reconociendo que yo también tengo el lógico miedo a que algo pueda pasarle a mi niña... Me comportaré como mandan los cánones. Animaré a la chiquilla a que coja el coche y practique, me encomendaré a todos los santos antes de ir de copiloto y pondré la mejor de mis sonrisas. Desde siempre he intentado educar a mis hijas para que sean buenas personas, seguras de sí mismas y dejar que vuelen sin que se vean cercenadas por los miedos de su madre.

Como cada año, a mediados de Noviembre llega a Holanda "Sinterklaas" procedente de España en su barco, acompañado de sus pequeños ayudantes negritos para recorrer el país hasta el 5 de Diciembre repartiendo regalos y chuches a todos los niños que se han portado bien. 






Los niños dejan sus calcetines llenos de zanahorias para los caballos de Sinterklaas y galletitas. Dice la tradición que este personaje nació en Turquía y se convirtió en Obispo, lo que explica su atuendo. 
Antes de su muerte hizo milagros y se convirtió en guardián y protector de mercaderes, marineros y niños. Ello explica que llegue en barco y traiga regalitos para los más pequeños.





Sus restos reposan en Bari ( Italia), en aquellos años, junto con los Países Bajos, parte del territorio español, lo que explica que Sinterklaas venga de España por tradición.
Los niños holandeses disfrutan de 3 semanas de pequeños regalitos escondidos y en la noche del 5 de Diciembre se dan los regalos más grandes, empaquetados del modo más original y creativo y acompañados de un poema acerca de la persona que recibe el regalo si ha siso bueno.






Es bueno investigar el por qué de las tradiciones de todos los lugares del mundo y no pensar que las nuestras son las mejores y únicas. Hay que tener la mente abierta y mirar mas allá de nuestras narices. Alguno todavía sigue pensando que Papá Noel es un invento de Coca - Cola y Los Reyes Magos los únicos que tienen cabida en sus estrechas mentes y vidas. Allá cada cual!!!


Qué mala prensa tenemos los bloguers últimamente para algunos!!
Se nos tilda de caraduras. Que si comemos gratis en los mejores locales. Que si nos regalan ropa, zapatos y complementos, batidoras, perfumes o cámaras de fotos.
Que si nos creemos un@s reinonas y somos los reyes del postureo y del arte de no hacer nada.
Que si vamos a los mejores restaurantes y pedimos dinero por asistir a eventos. Que si cobramos por nombrar locales en nuestros blogs y seleccionamos mucho a quién damos nuestro tiempo...





Todo esto merece una pequeña reflexión.
Los tiempos cambian a velocidad de vértigo. La publicidad es un mundo muy competitivo y dinámico y a mucha gente le cuesta entender que si un bloguer con muchos seguidores y repercusión mediática en redes sociales recomienda un producto o local o se pone un vestido, ese local " se peta" y ese producto o vestido se agota en horas y esto resulta más efectivo para la marca que muchas revistas o el mejor escaparate.





Otra cosa es que el deporte nacional, "la envidia", aflore con facilidad en nuestras lenguas viperinas españolas siempre dispuestas a poner verde al que es capaz de alcanzar lo que nosotros ni podemos rozar... 
A mi también me gustaría que me pagasen por vestir determinadas marcas, calzar gratis unos "Manolo Blahnik", me pagasen viajes a Maldivas y sesiones de fotos en el spa de moda como a "Dulceida", "Marta Carriedo", "Lady Adict" o "Macarena Gea". Tener programas en la tele como "El Comidista". Tener los mejores productos de belleza como "María Eugenia León" o "Beatriz Peña"...





Hay señores y señoras hoy en día, con dudoso nivel cultural e intelectual ( eso es otro cantar), cuya principal ocupación es ser editores de un blog de moda, cocina, belleza, viajes, ser youtuber, instagramer, etc... Que viven única y exclusivamente de los ingresos que perciben por sus blogs y redes sociales y son millonarios.




Las marcas comerciales les pagan ingentes cantidades de dinero y llevan detrás permanentemente un maquillador, un estilista y peluquero que cuida su imagen y su fotógrafo hace que pueda dejar constancia cada cinco minutos en sus redes sociales de los lugares que visita, dónde se depila, la clínica dental dónde le ponen la ortodoncia, el gimnasio al que va y la frutería dónde compra los kiwis y manzanas.
Luego, si jamás ha hecho deporte o en lugar de desayunar esos saludables batidos detox se mete entre pecho y espalda una tostada de mantequilla y mermelada rebosante de colesterol... Eso ya... A criterio del que lo vea.





Si la vida que nos venden o vendemos a través de las redes sociales es ficción o realidad, eso... Allá cada cual y su "modus operandi".
De todo hay en la viña del señor queridos amigos.




Gente en los blogs de cocina que no sabe hacer ni un huevo frito en condiciones, pero dominan las redes sociales como nadie y la fotografía culinaria al dedillo y eso es la clave para alcanzar el éxito ahora mismo. Importa más la forma que el fondo y me parece perfecto.
Todos disfrutamos con una buena fotografía y allá cada cual el blog que visita y la receta que elige. Si el resultado es incomestible, imagino que nadie repetirá experiencia.
Ante todo: ¡Viva la libertad! ¡Viva la diversidad y pluralidad!





Abrirse un blog está al alcance de todos. En principio es gratuito. Si tienes algo que contar, algo que compartir o comunicar.... Un blog es una estupenda herramienta al alcance de cualquiera.
Ahora bien. Que tenga calidad, que tenga continuidad y que tenga éxito.... Eso es harina de otro costal.

Un blog, sea de lo que sea, exige dedicación, tiempo, esfuerzo, ingenio y además, suerte para triunfar.




En concreto, un bloguer de cocina, debe pensar sus recetas, comprar, cocinar, fotografiar, editar recetas y fotos, dominar el estilismo y fotografía culinarios, contar con un variado atrezzo ( vajilla, menaje, manteles, flores, botellas, cestas, etc... ) Para que cada una de sus recetas salga a la luz con cierta calidad.
El que menosprecia su trabajo no sabe lo que realmente cuesta si lo que prima es la calidad y el trabajo bien hecho.




Dicho esto, no me parece ninguna barbaridad que un editor de blog cobre por recomendar un producto, local o marca comercial, siempre que sea fiel a sus principios y criterios de calidad.
Tener un blog señoras y señores es un trabajo como otro cualquiera y, lo dicho, al alcance de todos.
El que tanto critica, el que tanto menosprecia...
¿Por qué no se abre un blog y ve hasta dónde es capaz de llegar? ¿Cada cuánto tiempo lo actualizaría? ¿Cuánto tiempo tardaría en cerrarlo?





De todo hay en este mundo bloguero. Blogs infumables con increible éxito y blogs magníficos con público minoritario.
No perdamos de vista que esto es España estimados lectores y, en este país, ENVIDIA se escribe con mayúsculas.
Si tanto criticas bonit@.... Hazlo tú preciosidad. A ver qué tal se te da!!!!
Besiños a tod@s.


















Es bueno saber reírse de uno mismo, tomarse la vida con humor. Es saludable y nos hace crecer como personas.
Por eso, me muero de risa y me duelen los abdominales desde hace 10 minutos, al pensar en lo que me acaba de pasar...





Me disponía a dar el primer paseo de la mañana con mi lobito y, lo primero que hizo fue hacerse pipí en el ascensor.... Y no poco señoras y señores. Por lo que me tocó limpiarlo antes de seguir con el paseo matutino. Bien empezamos...





Pero, por si no fuera poco, tras comprar el periódico y meterme en el ascensor de vuelta, me miro en el espejo y observo que llevo un bigote negro que para sí quisiera Groucho Marx y dos rayas en una de mis mejillas cual indio jíbaro producidas por mi manía de tocarme la cara y tener las manos manchadas de negro por la tinta del periódico.
Lo que no comprendo es por qué ninguno de los vecinos con los que me crucé me advirtió de la existencia de mi negro bigote sobrevenido.
Jajaja... me parto!!! Me ha gustado mi experiencia bigotil!!!





Imagino la imagen de una mujer con bigote negro zahíno y dos rayas negras en mejilla izquierda taconeando periódico en mano con garbo pensando en sus cosas....
Que si no se me olvide comprar las pilas, que si voy a ponerme en cuánto llegue a casa con el paté de berenjenas, que si qué calor hace, que si no me apetece hoy playa....
Y me parto al visualizar la escena!!!




En mi camino de vuelta a casa al menos saludé a cinco vecinos y conocidos con los que habitualmente me cruzo en mis paseos perrunos matutinos.
Cinco, señores y señoras, nada menos que cinco... Incluso me paré a comentar el calor que hacía y lo bien que se está en la ciudad en verano, como a mí me gusta.




Pero  ninguno. Nadie me advirtió de mi negro bigote sobrevenido, de mis rayas negras en mejilla izquierda provocadas por manchas de tinta de periódico y mi manía de tocarme la cara constantemente.




Esta anécdota me ha hecho reflexionar acerca de lo importante que es sentirse humano cada día. De no perder la humildad ni la noción del tiempo, de lo verdaderamente importante.
Nadie es perfecto y yo lo sé muy bien.
Hasta el que se cree divino de la muerte, es de carne y hueso y comete errores a diario, quiera o no quiera.




Las situaciones " tierra trágame " han sido una constante en mi vida. No sé en la de los demás... Imagino que todos tenemos alguna historia humillante que contar.
Recuerdo especialmente una en la que me puse de todos los colore del arco iris... Quise que la tierra me tragase y, por supuesto saqué enseñanza... Nunca máis!!!





La situación en cuestión fue la siguiente....
Encontrarme a una vecina con multitud de hijos, por encima de cinco....
Verla con un vestidito negro monísimo de talle alto y una barriga redonda y oronda de embarazo a término. Repito : redonda y oronda era la susodicha barriga.
Tocarle la barriguita en dulce gesto cariñoso y darle la enhorabuena por el inminente nacimiento preguntándole a continuación el sexo del siguiente bebé, que ya iban cinco......




Pues no había bebé inminente señoras y señores, no lo había...
Tierra trágame!!!!
Lo que había era una gordura absolutamente igual a un embarazo de 17 meses y mi deseo de que la tierra me tragase por no saber salir de esa situación embarazosa.
Cómo pude ser tan imprudente??
Jamás daré la enhorabuena a nadie por su futura o inminente maternidad hasta que vea un bullicioso chiquillo con el chupete puesto en su cochecito. Jamás!!!




Otro momento en que quise que la tierra hiciese "glup" conmigo fue aquel día en el que me puse los primeros tacones que mamá me compró y quise sentirme mayor.
Javier era nuestro entrenador de balonmano y la razón fundamental por la que una veintena de chiquillas quinceañeras de un colegio de monjas jugásemos al balonmano y pusiésemos nuestro máximo empeño en colar la pelotita en la portería contraria...




A la mayoría de nosotras el balonmano nos la traía al pairo, la verdad.
Pero Javier, aquel chico mayor que nos entrenaba tres días a la semana y nos acompañaba a los partidos de sábado y domingo....
Eso era harina de otro costal!!!
Todas queríamos sentirnos mayores, ser las máximas goleadoras y hacerle saber que de niñas nada, ya que éramos mujeres con tacones...





Pero la realidad era que mi madre me compró mis primeros tacones con apenas 15 años y yo me enamoré de esos zapatos con tapas metálicas que  no sabía utilizar y me ponía constantemente.
Javier se reía de mí porque el zapato se deslizaba sobre la acera por libre, provocando un ruido que él calificaba como "ya viene el pato mareado" y a mí me ponía roja y deseaba que la tierra me tragase cada vez que aquella tapa metálica se deslizaba por libre por la acera provocando aquel ruido delator de mi inexperiencia...





Lo solucioné practicando. Pocas mujeres tienen el "dominio tacones" que yo tengo, eso... Es así!!!
Aquella frase que me puso la etiqueta "pato mareado" hirió mi orgullo adolescente. Qué ternura me provoca recordarlo!!! Y qué estupidez es a veces el enamoramiento juvenil!!! Y el maduro en muchas ocasiones, por supuesto!!!




De todas las situaciones "tierra trágame" que la vida nos regala podemos sacar enseñanza.
De todas podemos aprender comportamientos que no debemos repetir.
Eso es la vida, ni más ni menos.




Infeliz aquel que no sepa reírse de sí mismo y de las situaciones "he metido la pata hasta el fondo" y rectificar, pedir disculpas, aprender y... 
Bajarse del pedestal soy perfecto, soy divino, nada puede destruir mi imagen "chic".




Recuerda que eres hombre. Eres frágil y tu soberbia no te va a librar de una enfermedad incurable, de un traspiés insalvable ni de volver a la tierra de dónde todos hemos salido supuestamente.
"Tierra eres y en tierra te convertirás".
Eso pienso con una sonrisa de medio lado cuándo veo tanta tontería y tanto tonto pululando por este mundo nuestro.
Aprovechemos la vida y el momento que se nos regala cada día y sepamos ser humildes y generosos. Sepamos reírnos de nuestra fragilidad humana y aprender de nuestros errores. "Carpe diem".