Bienvenid@ a mi mundo !
Queridos y queridas amigas... 
Comunico que estoy un poco hartita de la masiva proliferación de coach, ayudantes, directores y presuntos guías espirituales de vida, modo de proceder y orientación vital que, de un modo u otro, tratan de invadir nuestro espacio.
Acompañantes de camino, entrenadores personales afectivos, que nos dicen lo que está bien o está mal, pretenden ayudarnos a caminar por la vida y conseguir que logremos nuestras metas.
Parece que hoy no somos nadie y caminamos perdidos por el mundo sino contamos con la ayuda del coach de turno. 
Proliferan como setas en otoño y caracoles tras la lluvia, un coach en cada esquina. ¿A qué te dedicas? Soy coach. 
"Ponga un coach en su vida", si usted no tiene un coach... ¿A dónde pretende llegar querido amigo?




Me ofrecen sus servicios a diario señoras y caballeros coach mediante correos a veces de dudosa procedencia que cada vez me molesto menos en leer.
También me han ofrecido unirme a sus proyectos y convertirme en coach. Siempre el que me ofrecen es el mejor, el más prestigioso y efectivo método coach...
Pero sigue sin convencerme y me doy cuenta de que lo que pretenden es aprovecharse de mi persona por diversos motivos ( ellos dirían que no, claro).

Al igual que no me convence mi vecina vegetariana para que deje de pasear a mi perro arreglada y con tacones, o para que me haga vegetariana como ella.
Tampoco me convencen mis primas para que milite en el feminismo más radical.
Ni me convence aquel que no respeta las ideas del prójimo y trata de imponerlas a cualquier precio.




Sucede que cuándo las ideas y principios de una persona se instalan en nuestro cerebro, nuestra personalidad está bien definida y nuestros valores asentados... Se crea una especie de barrera infranqueable y es muy difícil que cambiemos de opinión.
Todo lo que no encaje con esas ideas, lo rechazamos, aunque respetemos las ideas del prójimo. 
El del Madrid rechaza al del Barcelona, el republicano al monárquico, el vegetariano, al carnívoro, el de izquierdas al de derechas....
Nos aferramos a nuestras ideas y... es muy difícil cambiarlas.




Difícil sí, pero no imposible.
Todos conocemos personas con amplias dotes de persuasión, que dulcemente y con gran poder de convicción saben llevarnos a su terreno sin coacciones. Personas convincentes que saben contagiarnos su entusiasmo con razones claras y persuadirnos haciendo que cambiemos de opinión.
Esta habilidad puede ser natural, como cualquier otro don que la naturaleza regala o puede aprenderse.
Aquí estaríamos hablando de las susodichas "escuelas de coach", cursos y másters para coach ( por cierto nada baratos, sino al contrario )
"Ponga un coach en su vida", una vez más.




Existen unos truquitos, pautas o reglas que nos pueden ayudar a conseguir esa habilidad social que se llama persuasión, que no manipulación.
Nos pueden ayudar a ser más eficaces en ese "arte de convencer al otro" que tanto gusta a casi todos.
Por naturaleza, el amante de la ópera nos vende sus bondades. El vegetariano las suyas y el amante del tenis las suyas... Todos tratando de llevarnos consciente o inconscientemente a su terreno.
Pues bien, las susodichas y prestigiosas técnicas coach dicen que con estos sencillos trucos predisponemos al interlocutor a aceptar nuestras ideas y propuestas...




- Elegir el momento adecuado para tratar de convencer al otro. Cuándo esté relajado, de buen humor... Estará más predispuesto a aceptar lo que le propongamos.
- Sonreir. La sonrisa es una llave que abre muchas más puertas de las que pensamos.
- Adoptar una postura abierta y relajada, gesticular con las manos acompañando nuestras palabras. Esta postura transmite confianza y credibilidad al que nos escucha. El lenguaje corporal es muy importante.




- Ritmo fluido al hablar. Ni demasiado rápido, que transmite falta de sinceridad, ni demasiado lento, que transmite falta de inteligencia. Con un tono de voz medio que transmita confianza y seguridad,
guardando equilibrio entre hablar y escuchar a nuestro interlocutor, pero sin resultar tímidos.
- Mantener contacto visual con nuestro interlocutor. La persona insegura evita ese contacto y transmite su inseguridad. 
-Mimar su ego. A todos nos gusta ser apreciados, que nos elogien, que nos valoren. Por ello el nombrar al interlocutor por su nombre de pila y conocer detalles sobre sus gustos o aficiones, elogiarlo, siempre es positivo y predispone favorablemente.




- Exponer nuestras ideas con claridad y seguridad, ayudándonos del lenguaje corporal ( gestos, mirada...) sin rodeos. Ser claro y directo.
- Explicar las cosas sin lenguaje agresivo y autoritario, si no de forma amigable y amable, sin discutir. Escuchando al interlocutor.
- Mostrar entusiasmo y seguridad, transmitir energía. Expresarnos con claridad y dar buenos argumentos al presentar nuestras ideas.
- Crear un ambiente favorable al "sí". Formular a nuestro interlocutor muchas preguntas cuya respuesta es "sí" genera en el cerebro una actitud que tiende a seguir el mismo camino, una predisposición positiva.
- Siempre dar argumentos y razonamientos a nuestras ideas.

Todos estos pequeños truquillos que se aprenden en máster, escuelas y cursos para coach nos ayudan en el difícil arte de convencer al otro, de seducirle...




Respeto mucho las ideas de todo el mundo y la forma que cada cual tenga de ganarse la vida mientras no sea explotando al prójimo.
Acepto que se haya puesto de moda el universo "coach".
Comprendo que muchos piensen que no somos nada si no pasamos por las manos de un buen coach.
Quizás si creyese algo de lo que hasta ahora he podido escuchar de boca y letra de diversos coach, estaría viviendo una vida plena, fantástica y maravillosa, tocando el cielo coach... Quizás.
Pero, por el momento, me considero hasta el "moño" de tanto coach y el único influencer que acepto en mi vida es mi precioso perrito "Lufi". He dicho.
Quizás este verano me haga una camiseta con un letrero que rece: - "Ponga un coach en su vida", para ver si así veo con otros ojos esta epidemia "coach".

Aquí os dejo una recopilación de aperitivos que son algunos de mis favoritos. Ideales para incluir en las comidas y cenas con familia y amigos al aire libre. 
El buen tiempo hace acto de presencia y enseguida estamos organizando "saraos" y buscando menús para quedar como reyes y reinas con nuestros comensales.
Por eso os anticipo unas cuántas ideas que sé que os harán triunfar.
Pinchando en el título de cada aperitivo, veréis la receta paso a paso.
A disfrutar!!!

"Mejillones a la marinera"





"Piquillos rellenos de ensaladilla de merluza"




"Patatas bravas"




"Empanadillas de atún fresco"




"Lacitos de ajo y perejil"





"Boquerones rellenos de aceitunas negras, queso feta y albahaca"





"Tortilla de verduras"





"Bocaditos de salmón y queso fresco"



"Snacks de queso emmental"




"Tarta de queso de cabra y berenjenas"





"Camenbert frito con mermelada de pimientos casera"





"Empanada de pollo con masa fina y crujiente"




"Sopa fría de naranja con gambas"




"Huevos rellenos de guacamole y gulas"




"Croquetas de pollo asado"


Pensamos que nunca nada malo va a pasarnos. Parece que nada va a poder con nosotros, ni los reveses de la vida, ni los malos momentos, ni la falta de salud, un accidente...
Esas cosas siempre le pasan al de al lado, nunca a nosotros.
Y un buen día, una persona tóxica nos atrapa. Quizás estamos en un momento bajo, nos sentimos solos, no es nuestro mejor momento emocional....
Y ahí está el "vampiro ladrón de emociones" que nos dice lo que necesitamos oír en ese momento, sube nuestra autoestima, alimenta nuestro ego y consigue que le abramos las puertas de nuestra vida...
Nos atrapa con sus artes y , por supuesto, niega habernos embaucado porque no somos pececillos indefensos... y no lo somos. Pero las personas tóxicas existen. Y las personalidades proclives a caer en sus redes en algún momento de su vida... también.





Quizás resulten tóxicas inconscientemente, no lo sé... 
Al fin y al cabo las personas tóxicas son inmaduras, eternas insatisfechas, infelices perpetuas, autoritarias, negativas, apáticas, carentes de energía positiva... por lo tanto, siempre infelices, dignas de lástima.
La realidad es que la persona tóxica puede llegar a anular la voluntad de su víctima, convertirla en una marioneta a su entera disposición.
Puede enterrar sus sueños e ilusiones, hacer que pierda el interés por reír, por vivir, por disfrutar del aire, del sol, de la familia.  La víctima la idealiza  y nada que no sea esa persona importa, convirtiéndola en el centro de su vida y en el motor de su mundo. 




Las personas tóxicas suelen ser seres narcisistas, egoístas, tristes, manipuladores.
Absorben la existencia de su víctima y la exprimen como naranjas hasta que no queda una sola gota de zumo.
Hablan constantemente de sí mismos y sus problemas y no muestran empatía ni interés alguno por los problemas de los demás.
Anulan el equilibrio emocional de su víctima y no toleran ni un ápice de entusiasmo, alegría y positividad.





La víctima cae en sus redes y el sujeto tóxico jamás lo reconoce, puesto que su principal satisfacción es liberarse de toda culpa. Culpabiliza a los demás y disfruta haciéndolo.
Consigue sacar la parte más negativa del que tiene al lado y destruir su autoestima, cuestionarlo, criticarlo, anularlo...
Lo peor de todo ello, es que la víctima suele ser la última en enterarse de que está siendo manipulada por una persona tóxica y se enfrenta al que intenta ayudarla, llegando incluso a considerarlo como un "enemigo".
Ese sujeto tóxico puede hacer que veamos la realidad alterada y consideremos normales cosas, actitudes y reacciones que en realidad no lo son.




En ocasiones, estas relaciones tóxicas duran toda la vida, pero es frecuente también que en algún momento la luz de la esperanza brille, haciendo que la víctima recupere transitoriamente la lucidez y decida pedir ayuda o buscarla por ella misma.
Es frecuente que esta situación alienante resulte insoportable para la persona e intente reaccionar como buenamente pueda.
Si tiene suerte y apoyo, logrará liberarse de esa exclavitud emocional, que aún dejando huella, es posible dejar atrás. 




Para ello necesitará tomar conciencia de que está bajo la influencia de una persona tóxica. 
Tomar las riendas de su vida. No dejar que nadie decida por ella y....
Requisito imprescindible y frecuentemente doloroso... Poner distancia. Contacto cero con esa persona que daña. 
Asumir que es parte del pasado, dejarla atrás y centrarse en el presente y en el futuro.
Volver a recuperar la autoestima es crucial para salir airoso en este proceso.
Hay diversas técnicas que nos ayudan a conseguirlo y sino podemos solos debemos solicitar ayuda.





Buscaremos rodearnos de personas que nos quieran de verdad, a las que importemos y se preocupen realmente pos nuestra salud y bienestar.
Personas que nos enriquezcan, positivas, amables, buenas... Que nos ayuden a mantener a raya nuestro propósito de alejamiento de la persona tóxica.
Cerraremos puertas para abrir ventanas de esperanza.




Nos centraremos en llenar nuestra vida de cosas y pensamientos positivos. En vivir el presente y superar el pasado, teniendo claro que nunca volverá.
La felicidad y la estabilidad emocional vendrá por sí sola en el momento en el que comprendamos que sólo nosotros somos capaces de hacernos felices, nadie más.
La felicidad se encuentra en nosotros mismos y en la manera de encarar la vida y sus avatares.
Nadie es insustituible. Absolutamente nadie.
Posiblemente al principio nos parezca muy difícil, ya que habremos idealizado a esa persona tóxica, puesto que nuestra voluntad está anulada o desvirtuada...




Pero no es así. Nadie es insustituible, absolutamente nadie.
Y es muy sano aprender cuánto antes a hacer examen y análisis de nuestra realidad de vez en cuándo. Mirar a nuestro interior y decidir qué nos falta y qué nos sobra... Por qué nos falta y por qué nos sobra... y una vez analizada nuestra realidad... Poner remedio a las carencias si es posible y siempre siempre echar de nuestra vida para siempre a quién no merece estar en ella.
Vamos a querernos, que nosotros lo valemos!!! Hagamos esa promesa y... "Que se mueran los feos"!!!

Esta misma mañana en la puerta del cole ví a una niñita que apenas tendría 4 años mostrando a su madre orgullosa lo bien que se había abrochado el abrigo.
La escena fue de una increíble ternura a mis ojos. El abrigo iba abrochado con un botón que no le correspondía, absolutamente "cojo", una punta en Pinto y otra en Valdemoro, pero la niña lo ensañaba orgullosa con una sonrisa de oreja a oreja y decía a su madre que ya era mayor...






Para muchos, esta escena, habría pasado desapercibida, pero no para mí.

A mi mente volvió el episodio vivido en carne propia cuándo sólo tenía 3 años. La escena, bien distinta.
Una monja cruel y despiadada de mi colegio en Pontevedra, con artes de enseñanza antiguas, me castigó por no saber abrocharme el abrigo...

Mi abriguito de paño gris con cuello de terciopelo y doble botonadura, quizás no era el más adecuado para llevar al cole, ni el más práctico, pero sí el más bonito y el que mi madre me ponía y abrochaba con tanto cariño y dulzura cada mañana.





Mi hermano acababa de nacer y yo, con apenas 3 años, me sentía la princesa destronada. 
Mamá nunca me enseñó a abrochar ese abrigo ni ningún otro, porque seguramente no lo creyó necesario...
Y aquel día, esa horrible señora, consideró que el no saber hacerlo era motivo suficiente para someterme a un castigo tan cruel.
Me ridiculizó delante de las demás niñas, que veían la escena con sus abrigos puestos y supongo que abrochados, mirando con cara de susto, sentadas en el círculo pintado en el suelo de la clase.
Recuerdo perfectamente el sabor de las lágrimas que rodaban sin descanso por mis mejillas. Recuerdo la cara pálida de la monja cruel enmarcada por la toca negra y el hábito negro que rozaba sus pies. Cuándo se me acercaba, el olor a naftalina me atemorizaba todavía más. 
Aquellos ojos incisivos que exponían "mi crimen" ante mis compañeras sin piedad de ningún tipo.





Sus amenazadoras palabras que recuerdo como si las hubiese escuchado hace 10 minutos: 
- Hasta que te abroches el abrigo no irás a tu casa. 
Y como con eso no tuvo bastante, obligó a mi mejor amiguita, Judith, a levantarse y tocar el pandero hasta que yo dejase de llorar.
La pobre Judith me miraba cabizbaja sin poder hacer otra cosa y daba golpes al pandero con sus pequeñas manitos, mientras las demás niñas observaban atemorizadas la escena en absoluto silencio.




Finalmente conseguí abrocharme algunos botones del abrigo de paño con cuello de terciopelo gris. Sí, ese de doble botonadura que mamá me ponía para ir al cole.
Me lo abroché mal, pero lo conseguí, entre llantos y sintiendo la primera humillación de mi corta vida de 3 años.
Pude montarme en el autobús escolar que me llevaba de vuelta a casa y recuerdo todavía la cara de mi madre cuándo me vio bajar con el abrigo "cojo" y la cara congestionada por el llanto.





Era otra época.
La época en la que se llamaba por teléfono a los padres si se observaba que un niño empezaba a dar síntomas de ser zurdo, para comunicárselo y corregirlo, seguramente con severos castigos.
La época de "la letra con sangre entra".
La época en que se pegaba con la regla en las manos si se te olvidaba el cuaderno.
La época en la que el "bullying" se llamaba "cosas de niños".
La época en la que se rezaba el rosario antes de comer y los cachetes como método de aprendizaje estaban al orden del día.
Se trataba a los profesores de usted y eran "los reyes del mambo". Dentro del aula hacían y deshacían a su antojo.
Las técnicas y métodos pedagógicos nada tenían que ver con los de ahora, en los que no se puede corregir a un niño ni llamarle la atención porque poco menos que se le traumatiza...




¡Cómo hemos cambiado!!!
En muchas cosas para bien, por supuesto, pero en otras muchas para mal ( o menos bien ).
Nunca estaré de acuerdo en que un alumno falte al respeto a su profesor y no mantenga cierto código de respeto, el normal que le va a servir para el resto de su vida en su relación con los demás.
Nunca aprobaré al maestro que humilla al alumno. En la actualidad, por suerte, hay cauces para que estas cosas se hagan públicas y aquel que emplea métodos de enseñanza poco ortodoxos o aprovecha su posición de superioridad para humillar y ridiculizar, sea retirado de su puesto.





Las personas somos producto de nuestra genética y de las experiencias vividas en carne propia, que van forjando nuestra personalidad y nos van mostrando el camino, para unos más recto, para otros con más curvas.
De aquella humillación, de aquel terrible castigo para una niña tan pequeña y tan tímida como yo, siempre hay que sacar la parte positiva.





Y lo positivo fue...
Que esa humillación pública fue el primer peldaño de una larga escalera que conseguiría convertirme una mujer que no conoce la vergüenza, en el mejor sentido de la palabra.
Nunca he dejado de hacer algo por vergüenza o miedo escénico, jamás.
La vida enseña a una niña extremadamente tímida a buscarse sus recursos, necesidad obliga.
Y lo más positivo de todo fue...





Que mamá me enseño a abrochar mis abrigos y nunca, nunca más volví a llevar al colegio mi precioso abrigo de paño con cuello de terciopelo gris.

¡Qué importante para el ser humano es mantener siempre el buen humor!!!
Todos sabemos que es casi imposible y que la vida da muchas vueltas y nos lleva por caminos a veces difíciles, pero la forma en la que nosotros enfocamos esos altibajos, es crucial para mantener nuestro humor y nuestra salud en perfecto estado, sin que se vea seriamente afectada por los reveses cotidianos.
¿Qué podemos hacer nosotros para mantener siempre un estado de ánimo positivo y con buen humor?




Los expertos coinciden en varios puntos, por tanto, debemos procurar seguirlos al pie de la letra si nuestro objetivo es: Vivir positivamente y con buen humor.
- Buscar lo positivo de cada situación. Aún lo más negativo tiene una parte positiva y no debemos centrarnos en darle mil vueltas a un problema, sino en buscar soluciones y concentrar toda nuestra energía en encontrarlas.





- Disfrutar de las pequeñas cosas que nos rodean, de las personas positivas, de los amigos, de la risa, del sol... y no permitir que los pequeños contratiempos nos perturben o molesten más de lo debido.
- Realizar ejercicio físico. Se liberan endorfinas que reducen el estrés y nos hacen sentirnos bien con nosotros mismos.

- La lectura es imprescindible para la vida de un ser humano. Nos permite enriquecernos, cultivarnos, crecer y, por supuesto... Volar. Sentirnos libres y reír. Si elegimos bien, un buen libro es nuestro mejor aliado.



- Dieta equilibrada y saludable, rica en frutas, verduras y líquidos que nos hidraten.

- Vivir el momento, el aquí y el ahora, ayudando a los demás, disfrutando de la amistad y el contacto con los que nos rodean y tratar de sonreir aún sin ganas. Se reforzará nuestra autoestima y ello tendrá gran impacto sobre nuestro sentido del humor.
- Cultivar una aficción, una pasión, una actividad que nos satisfaga plenamente y nos permita esos momentos tan necesarios de dedicar tiempo sólo a nosotros mismos.





- Aprender a volver optimistas los pensamientos negativos, a revertirlos, a reconsiderarlos, a corregirlos. Requiere entrenamiento y práctica, pero no es imposible. 
- La música juega un papel muy importante en nuestro estado de ánimo. Si escuchamos música alegre y motivadora, nuestro humor se contagiará inevitablemente.
-Mantener una sexualidad activa y sentirnos queridos, deseados y apreciados, por supuesto, nos mantiene felices y con un buen estado de humor.




- Alimentos que sin duda mejoran nuestro humor y reducen estrés y ansiedad debido a sus componentes, hay muchos, pero los expertos coinciden en que los fundamentales son: chocolate negro, espárragos, ostras, regaliz, aguacates, chiles y frutos secos. 
La teoría está servida!!! Vamos a hacer lo posible por mantener la sonrisa y el buen ánimo aunque la vida nos regale... Lo que sea, lo que toque.



En nuestra mano está elegir cómo andar el camino!!!
La vida es más fácil si sabemos como solucionar los pequeños contratiempos que van surgiendo a lo largo del día, sin alarmismos, sin agobios.
Una mancha de vino tinto en el mantel o la camisa, o de carmín, o de bolígrafo... Son relativamente sencillas de eliminar.
Cómo podemos retirar las rozaduras o rayones de nuestros zapatos favoritos y mantenerlos nuevos por más tiempo.
Llega la noche y no paramos de toser. Esa tos seca que no nos deja conciliar el sueño. A veces el remedio es sencillo hasta que llegue la mañana y podamos consultar al médico...
Tenemos una cita importante, queremos estar radiantes y ... Horror. Un horrible grano rojo en mitad de la cara!!! Solución expréss...
Cómo evitar que se pierdan los calcetines en la lavadora y acabemos siempre con pares desparejados??
¿Cómo saber si los huevos que vamos a utilizar para nuestro bizcocho casero son frescos o ya... Poco recomendables??
Es posible elaborar en casa mascarillas hidratantes realmente efectivas o son un fiasco?




Remedios para la tos seca:  Esa tos seca y persistente que no nos deja dormir y necesitamos calmar de algún modo mientras se hace de día y vamos a consultar con nuestro médico.
Además de beber mucha agua, zumos e infusiones que nos mantengan hidratados...
Hacernos un vaso de leche caliente con miel ayuda a calmar la tos ( si es seca ). Si aún así se nos resiste... Unos vahos de aceites esenciales de eucalipto ( herbolisterías ) o de Vips Vaporub con agua muy caliente, nos vendrán fenomenal. Nos cubrimos la cabeza con una toalla y respiramos estos vapores calientes que alivian nuestras vías respiratorias y relajan.
Si todavía no es suficiente, siempre nos queda el remedio ancestral de la abuelita de chupar un limón o partir una cebolla bien grande en trozos y colocarla cerca de nuestra almohada. Los componentes que emana hacen desaparecer la tos seca en pocos minutos en la mayoría de los casos, permitiéndonos conciliar el sueño e ir al médico al día siguiente. Suerte!!!





Mascarillas hidratantes caseras que he probado y más me gustan por sus excelentes resultados en mi piel seca son 3 en esencia y debo decir que hay que aplicarlas inmediatamente al momento de hacerlas y dejarlas actuar al menos durante 15 minutos, retirándolas con agua tibia, no caliente, ya que anularía el efecto nutritivo e hidratante.
- Pepino triturado ( dos rodajas para los ojos), mezclado con unas gotitas de aceite de argán.
- Pulpa de aguacate triturado mezclado con yema de huevo.
- Plátano maduro triturado, mezclado con 1 clara de huevo batida y 1 cucharada sopera de miel oscura.




Calcetines desparejados:  El eterno misterio de los calcetines que se lavan en la lavadora y desaparecen, hace tiempo que ha dejado de ser tal misterio. La mayor parte se cuela entre las gomas del tambor de la lavadora, deslizándose hacia la parte interna del mismo y... desaparece, claro, haciendo imposible recuperarlo, a menos que desmontemos el tambor.
Otros se pierden en el momento del traslado de la lavadora al lugar dónde tendemos la ropa. Se deslizan entre muebles, juguetes, cajas, etc...
La cuestión es que tampoco resulta difícil ser precavidos y lavar los calcetines juntos, cada oveja con su pareja, bien practicándoles un nudito, bien metiéndolos en una bolsita de red de las que se venden para el lavado de ropa interior.
Sencillo, cómodo y, lo más importante, totalmente eficaz.




Disimular un granito inoportuno en la cara: A todas nos ha pasado en alguna ocasión que queremos estar divinas de la muerte por la razón que sea ( entrevista de trabajo, cita importante, cena que nos ilusiona, reunión de amigas, celebración... ) y nos levantamos con un horrible y voluminoso grano rojo en medio de la cara. 
Qué no cunda el pánico. Es posible disimularlo con pequeños truquillos que los maquilladores profesionales nos recomiendan.
Después de limpiar e hidratar cuidadosamente la piel, aplicaremos en la zona del granito un corrector verde, que nos ayudará a contrarrestar el color rojo del granito.
Lo haremos con pequeños toquecitos, sin abusar del producto.
Después aplicaremos nuestra base de maquillaje habitual. Si el grano aún así se hace evidente, pondremos una pequeña cantidad de corrector del color de nuestra piel y terminaremos con suaves toquecitos de polvos compactos, para fijar el corrector.
La clave está en aplicar sólo la cantidad necesaria de producto, sin excedernos, para que no se cuartee y haga todavía más evidente el granito.
Voilá. Perfectas y divinas!!!




Huevos frescos: Quiero hacer un bizcocho, pero no estoy segura de que los huevos que tengo en la nevera estén perfectos o, por el contrario , hayan sido puestos por las gallinas en tiempos de Napoleón Bonaparte...
¿Cómo puedo averiguar la frescura si no llevan impresa en su cáscara la fecha de puesta?...
Muy sencillo, rápido y económico.
Llenamos un vaso con agua y metemos cada uno de los huevos a comprobar en dicho vaso.
Si se hunden, perfecto. Tenemos huevos frescos, señoras y señores.
Si flotan... Uy, uy, uy... La cámara de aire que hay en el interior del huevo es de gran tamaño. Las membranas que tapizan la cáscara por dentro se han adelgazado con el paso de los días y el agua se ha ido evaporando por los poros de la cáscara, con lo que el aire acumulado actúa de flotador, el huevo flota y... 
Lo más recomendable es desecharlo y hacernos un bocata de jamón o un vaso de Cola Cao.




Zapatos siempre como nuevos: Dícese del hombre y mujer elegante, que siempre llevan unos buenos zapatos, impecables en limpieza y pulcritud.
Pero, ¿ cómo podemos conservar el mayor tiempo posible nuestros zapatos en perfecto estado?
Conservándolos en bolsas de tela que eviten el roce entre zapatos. Limpiándolos con esmero tras cada uso. Aplicándoles un baño de crema que los hidrate y proteja ( si son de piel o cuero).
Aplicándoles sprays protectores que venden en zapaterías especializadas.
Y, si aún cuidándolos mucho, tenemos rozaduras o rayazos inoportunos, en ocasiones es posible retirarlos o disimularlos, frotando con alcohol impregnado en un bastoncillo, mediante movimientos circulares. Desaparece la suciedad y el alcohol se evapora sin dejar marca.
En ocasiones, el quitaesmaltes sin acetona es también muy efectivo ( aplicado con un bastoncito y frotando cuidadosamente).
Da buenos resultados también aplicar una pequeña cantidad de pasta de dientes en un cepillo de dientes viejo. Extendemos con movimientos circulares sobre el rayazo,enjuagamos con un paño húmedo y secamos bien. Luego aplicamos crema del color de nuestro zapato y... Listo!!!




Cómo bañar a tu perrito en casa:  No resulta difícil e incluso puede resultar placentero y un momento muy tierno el baño de nuestro perrito en casa, sobre todo si su tamaño es pequeño o mediano y podemos manejarlo con facilidad.
Prepararemos todo lo necesario para tenerlo a mano cerca de la bañera y no alargar en exceso ese momento por ir a buscar cosas que faltan: toallas, secador, alfombra de baño para el perrito, champú o acondicionador, colonia, peine, etc...
Meteremos al perrito en la bañera no demasiado llena de agua para que el perrito no se agobie y podamos lavarlo con soltura.
La temperatura de agua no debe ser ni demasiado fría ni excesivamente caliente, para no dañar su piel.
Un buen truqui para aplicarle el champú uniformemente y no a "pegotes", si no queremos usar las antihigiénicas esponjas, es verter una pequeña cantidad de champú en una botella pequeña de agua mineral y terminar de llenar la botella con agua calentita. Luego practicar un agujero con una tijera o cuchillo en el tapón de la botella y dejar caer el contenido sobre todo el cuerpo de nuestro perrito, evitando que le entre agua en el interior de las orejillas.
Frotamos bien con las manos y... Enjuagamos con la ducha.
Secamos bien con una toalla y luego con el secador ( calor suave, sin que el perrito vaya a quemarse). Queda perfecto, con el pelo suave, brillante, cuidado y hecho un primor!!!




Manchas de bolígrafo:  Qué difíciles son las manchas de tinta de boli y qué comunes!!!
La clave está en tratar de eliminarla cuánto antes, sin dejar que la tinta se fije.
Para ello, debemos evitar frotar, para que la mancha no se extienda y se convierta en borrón. Colocaremos un paño limpio bajo la mancha y empaparemos con quitaesmaltes con otro paño limpio. Así hasta que salga del todo y sin utilizar la parte del paño a la que se va transfiriendo la tinta.
Luego lavaremos del modo habitual.
Da muy buen resultado introducir la parte de la prenda manchada en leche caliente y dejarla en remojo unas horas. Luego retirar, frotar con energía y lavar.




Manchas de vino tinto:  Importante actuar con rapidez para tratar de eliminar la mancha. Para ello, resulta útil verter sal de cocina sobre la mancha, evitando que se extienda, pero, esto por sí solo no hace nada más.
Lo mejor es empapar la zona manchada con vino blanco, ya que los taninos del vino blanco ayudan a neutralizar la tinción provocada por los taninos del vino tinto. Procurando no frotar para no extender la mancha. dejar actuar y luego lavar con agua y jabón.
Una altenativa que funciona es aplicar sobre la mancha una pasta formada por bicarbonato sódico y agua. dejar actuar y lavar con agua y jabón.




Manchas de carmín: tan habituales entre las que nos pintamos a diario los labios y, a veces, tan resistentes al lavado habitual que necesitan una ayudita extra para ser eliminadas.
Da muy buen resultado aplicar sobre la mancha jabón de lavar los platos, ya que elimina con facilidad la grasa que también está entre los ingredientes de un buen lápiz de labios.
Luego frotaremos con un poquito de agua caliente y lavaremos del modo habitual.
Una mezcla de agua oxigenada y amoníaco a partes iguales sobre la mancha también da buen resultado.




Trucos para comprar inteligentemente nuestra ropa de primavera- verano y no morir en el intento: No hay trucos, manda el sentido común. Si queremos ir guapetonas, favorecidas y sentirnos a gusto vistiendo las tendencias de moda que más nos favorecen...
Lo más inteligente es olvidarnos de seguir a rajatabla los imperativos de la moda. Comprar sólo lo que nos favorezca y nos haga sentirnos felices y a gusto.
Es útil echar un vistazo a las tendencias que vienen y que se harán "reinas" de la calle, los colores, el tipo de zapatos, las formas... 
Echar un vistazo a nuestro armario, ver lo que podemos aprovechar y dar una nueva vida, y, entonces, será el momento de lanzarnos a por prendas que combinen bien con lo que ya tenemos o elegir nuestros básicos de temporada entre esas nuevas adquisiciones. Siempre con buen gusto y adaptando lo que se lleva a nuestra piel y estilo.



Son tendencia para esta primavera- verano 2017: los vestidos lenceros, las superposiciones, las rayas de todos los colores y tamaños, los vestidos camiseros, , las prendas con grandes hombreras, los batines de estampados exóticos, los monos de trabajo, con taconazo y cinturón ancho, las faldas transparentes, el look bailarina, tules, gasas, cintas... Los tejidos brillantes, lamé, lurex...
Los volanters, los detalles en mangas, pedrerías, flecos, leggins de colores vivos, lunares, tendencia militar y de camuflaje...
Colores como el verde, rosa o amarillo se adueñarán de la calle en poco más de un mes...
Flores, mezcla de tejidos y texturas... Amplio abanico para elegir lo que más nos guste y favorezca....
Comprar con cabeza, moderación e inteligentemente es la clave, sin dejarnos dominar por las ridículas dictaduras de la moda. A disfrutar!!!